Esenciales para viajar con guagua en el avión

18
Jul

Esenciales para viajar con guagua en el avión

Nivel de dificultad: | Rinde para: Personas

Además de todo lo que uno tiene que googlear para viajar con guaguas (vacunas, repelentes, entre otros ítems), acá les dejo algunos tips que con los años y después de un montón de viajes he aprendido. Mi primer viaje con guagua fue cuando la Luisa tenía un mes y medio. Nos fuimos a vivir a Australia y éramos totalmente primerizos con Arsenio, estábamos mega lejos de todo, de nuestras familias, solos, cabros chicos, medios pernos y muertos de miedo, sin saber mucho qué hacer con este poroto hermoso que teníamos en los brazos. Como ya han pasado casi 11 años de esa experiencia, aprendimos a movernos con guaguas y niños chicos cuando viajamos. Ya no nos enredamos tanto, no nos urgimos, sabemos qué hay que llevar y qué no para no parecer burro de carga. Lo mejor es ya sabemos cómo reaccionar frente a determinadas situaciones, como por ejemplo, las esperas largas en los aeropuertos (llevar un juego que no sea muy aparatoso. Naipes, el Uno, el Scrabble o el favorito que tengan), la gente que se enoja porque las guaguas lloran o porque los niños se mueven y patean los asientos (sí, los niños son seres humanos. Nada que hacer, salvo decirles a nuestras bendiciones que traten de no patear los asientos delanteros porque molesta y llevar unos chocolatines para regalar a los vecinos de asiento en el caso de algún llanto desconsolado, vómitos, etc. Nada como el cacao o el azúcar para superar cualquier impasse social), entre otras.

También muchas personas me han preguntado si mis hijos usan dispositivos electrónicos como tablets y sí, sí usan. Creo que los niños no pueden vivir en una burbuja, pero así como uno controla la ingesta de dulces y bebidas, las horas en que ven tele, las horas dedicadas a jugar o a hacer tareas, también hay que hacerlo con el uso de ipads y celulares. No soy de la idea de prohibirles que los usen porque es parte del mundo en el que viven, pero tampoco que vivan pegados a ellos. Pueden usarlos un rato sin problema.

Ahora como los niños están de vacaciones de invierno, nos tomamos una semana en nuestros respectivos trabajos para poder estar con ellos y disfrutarlos. Para la Fer será toda una aventura porque es su primer viaje en avión, así es que para que fuera lo más cómodo para ella, para mí y en realidad para todos. ¡Aquí van!

  1. Tener una mochila chica con todas las cosas de la guagua. Creo que es mejor no usar esos bolsos gigantes que cabe hasta la vecina adentro, porque a más espacio, más ambiciosa se pone una y echa y echa cosas como si fuera el bolso del Gato Félix, más no. Lo que yo echo son una mamadera chica con agua o jugo, medidas de leche, chupete, dos mudas de ropa, gorrito y zapatitos de lana (el aire acondicionado es satánico), y unos de esos sobres de viaje con toallitas húmedas, por cualquier cosa.
  2. Llevar un canguro, fular, portador de guagua, portabebé, como quieran llamarlo. Es lo más cómodo para tener las dos manos libres y que la guagua esté tranquila, siempre.
  3. Llevar un banano con todo lo imprescindible: documentos, celular, etc. Todo lo demás en una maleta con ruedas chica o mediana, porque ya es suficiente con el peso de la guagua.
  4. Ya lo puse en el número uno, pero ahora vamos con el desglose: en la mochila llevar una mamadera chica con jugo para ayudar a la succión y el dolor de oídos y ojalá dos mudas de ropa en caso de cualquier eventualidad. Recomiendo los enteritos tipo pijamas porque son más fáciles de poner y sacar y así se llevan menos cosas. Las tenidas de dos piezas suelen enredarse y son más incómodas.
  5. Vitaminas para que agarre en el ascenso y descenso, si es que la bendición no quiere tomar jugo.
  6. Una vez arriba del avión, pedirle a la auxiliar de vuelo que te deje estar al final de la cabina para que la guagua no esté tanto rato esperando a que la gente busque sus asientos y acomode sus maletas. Una lata para la guagua.
  7. Cerrar la ventana de aire acondicionado del asiento, ya que suelen enfermarse por culpa de eso.
  8. ¿Y qué pasa con los tablets?
  9. Llevar unos chocolatitos para repartir a las personas que están cerca, en el caso de cualquier cosa.

El scrabble es uno de los favoritos de los niños, así es que lo traemos a mano para que jueguen mientras esperamos subirnos al avión. Las capas de agua también son un imprescindibles si van a lugares húmedos o lluviosos, no ocupan espacio como los paraguas.

En las fotos de arriba, Arsenio y la Fer muy feliz en un asiento. Abajo, nosotros en Tailandia, cuando la Luisa no tenía ni un año. Como éramos jóvenes audaces, caminábamos harto. Para que la Luisa no lo pasara mal en las caminatas, compramos un portabebé/mochila. La gracia no era solo que te la podías colgar en la espalda, sino que también tenía esa casita para que le tapara el sol y ese plástico que la protegía de la lluvia y los insectos. 🙂

Más fotos de nuestros viajes. 🙂

Más viajes! En la que aparezco comiendo helado estaba embarazada de Arsenito.