La llegada de Fer y los imprescindibles del parto

20
Sep

La llegada de Fer y los imprescindibles del parto

Nivel de dificultad: | Rinde para: Personas

Después del monitoreo propio de las 38 semanas, partí a buscar a Rafa al colegio y tuve una contracción. Como ya había estado teniendo muchas hace rato no las pesqué mucho, pero como se hicieron más seguidas decidí anotar cada cuánto las sentía. Con ninguno de mis hijos he llegado a las 40 semanas, por lo que no era raro que la Fer se adelantara, de hecho esperábamos que naciera antes de la fecha final. Bueno, la cosa es que seguí por la vida como siempre: almorcé con mis niños unos tallarines con jamón que estaban deliciosos y seguí anotando el ritmo de las contracciones, que eran cada cinco minutos. A las dos de la tarde fui a buscar a Luisa, quien automáticamente tomo el papelito para seguir anotando las contracciones como una mini matrona. Después, tuve mi clase con Mamá Activa que se concentró en trabajo de preparación para el parto y manejo del dolor.

Como las contracciones seguían llamé a mi matrona, quien me dijo que me fuera a la clínica. Llegamos a las cinco de la tarde y a partir de ahí, todo fue especialmente rápido. Quisimos estar solos, pero la Luisa moría de ansiedad por acompañarnos, así es que al final la incluimos en todo el proceso. Cuando ya estaba todo listo, llegó el resto de la familia que esperaba conocer a la nueva integrante. Finalmente, a las 20:43 recibimos a la esperada y querida Fer. Fue todo muy emocionante. A pesar de ser la cuarta guagua y de que uno ya está bien familiarizada con el embarazo y lo que implica, cada parto y cada hijo es simplemente único, así es que no puedo más que estar agradecida de que todo haya salido bien.

Bueno, ahora vamos a lo práctico. Tengo experiencia en el tema, pero igual estoy sorprendida de cómo ha evolucionado el mercado para las nuevas madres y pequeños que llegan al mundo. Como hay realmente de todo y no todo sirve -porque a veces lo único que uno necesita es realmente un buen consejo-, les dejo a continuación mi lista de indispensables para recibir una nueva vida. Sé que hay ene listas con lo básico y necesario porque obvio que San Google, pero la gracia de esta lista es que tiene detalles que realmente a mi me ayudaron caleta. Acá van:

  • Si te sientes bien y todavía no te duelen las contracciones trata de bañarte, lavarte el pelo e ir al baño. Las que ya han tenido hijos, saben a lo que me refiero. Pero las que no, sepan que el cansancio mermarán después nuestras posibilidades de aseo profundo, así es que mejor hacer todo lo necesario para sentirse lo más impeque posible.
  • Cuando partas a la clínica piensa que con la ropa que vas, volverás, por lo mismo la idea es ir con calzas cómodas (no de esas que uno parece prieta), buzo, poleras largas de algodón y zapatillas, ropa de verdad cómoda. No van a querer ponerse un body o un jean maternal con botas recién tenida de guagua, créanme.
  • Un fundamental: el pijama con botones. Yo usé los de @dos_palomas y los de @lapijameria_ además de uno viejo que siempre he tenido. Lo importantes es que tenga botones para poder amamantar.
  1. Después de tener a la guagua, en la clínica te ponen uno calzones desechables que son muy cómodos, pero con los que uno se siente bastante expuesta. Para eso, siempre llevo mini shorts de algodón o calzas cortas. Las de ahora me las compré grandes en Forever21, para que no me apretaran y así cuando me tenía que levantar, no estaba mi dignidad en juego.
  2. Además del necesser que cada una hace a su gusto, yo preparo un mini estuche para tener a mano en el que tengo ahí tengo una lima de uñas, crema para los pezones, alcohol gel, crema de manos, toallitas para limpiarse la cara y un producto maravilloso que no sabia existía: los parches de hidrogel para los pezones, excelentes compañeros para los primeros días antes de que baje la leche.
  3. Además de las tenidas para guagua con todo lo necesario para cada día, llevar algunos tutos y chales porque seguramente pasara en brazos de sus visitas.
  4. Ponerles aritos me produce un montón de sentimientos encontrados, pero mientras mas chica mejor y mejor todavía si lo hacen en la clínica, me da más tranquilidad. Yo tenía sus perlitas @joyasvaldesgarcia, listas en la maletita.
  5. En la clínicas y hospitales, las áreas de nutrición cumplen con las necesidades calóricas que una mujer que recién tuvo guagua necesita, en promedio. Bueno, como estoy bien lejos de ese standard, suelo necesitar un snack extra, tener alguna cosita a mano para la noche o cuando uno se despierta y se quiere comer el mundo.

Espero les haya servido este post a las futuras mamás. Más adelante les compartiré más datos de imprescindibles. ¡Abrazos!

 

También te puede interesar...
Los primeros días en la casa