Un día en Frutillar

14
Ene

Un día en Frutillar

Nivel de dificultad: | Rinde para: Personas

Hace tiempo que no escribo porque fin de año y todo, pero ahora ya puedo hacerlo con un poco más de tranquilidad. Fui a pasar un par de días a Villarrica —como habrán podido ver en Instagram— y cuando veníamos de vuelta, pasamos a Frutillar para ver a mi amiga María Paz Blanco (@efortlesschic), ya que las dos íbamos a estar con nuestras familias así es que pensamos que sería rico pasar un día todos juntos. Para almorzar decidimos ir a un lugar soñadísimo: el restorán Se Cocina (Camino Totoral km2, Ruta V-155). Si yo tuviera un restorán algún día, les juro que sería así. Es un lugar cálido, acogedor, tiene una historia familiar detrás, tiene una cocina impactante y abierta, entonces te puedes involucrar en la preparación de los platos. La chef usa los ingredientes que sacan de la misma huerta del restorán, la comida es sabrosísima y tiene buena presentación, entonces si es que anda por esos lados, es un lugar que realmente vale la pena conocer.

Para pasar la tarde escogimos otro lugar: la casa de té Lavanda (Fundo Santa Marta Km. 1,5, Camino Quebrada Honda). Es un lugar realmente hermoso, rodeado de plantaciones de lavanda. Si Alicia en el País de las Maravillas tuviera una cafetería, estoy segura de que sería así porque realmente es como estar en un cuento: las tacitas son hermosas, las mesas, la cocina, los pastelitos. Todo, todo es muy lindo y delicioso, así es que amantes de las cosas dulces ¡este es su lugar! Cuidado eso sí con las abejas. Como hay muchas flores suelen haber varias merodeando (gracias al universo porque como bien sabrán estamos con crisis de abejas en el mundo). Arsenio, mi marido, insistía que una abeja me iba a picar y yo no le hice caso por que cómo (se paró en mi pierna y yo, como estaba con jeans, no le hice caso porque por lo general la tela es gruesa). La cosa es que la abeja era superpoderosa y su lanceta atravesó el pantalón y, efectivamente, me picó, así es que ahora tengo una especie de mini-pezón en la pierna. Pero es un detalle, nada grave. Ya, ahora dejo de hablar y les dejo las fotos. Ojalá que les gusten.